Me gustaria este fuera mi sitio de LIBERTAD, donde poder decir aquello que yo pienso y tu CALLAS.

Letra B en una Pizarra Letra I en una Pizarra Letra E en una Pizarra Letra N en una Pizarra Letra V en una Pizarra Letra E en una Pizarra Letra N en una Pizarra Letra I en una Pizarra Letra D en una Pizarra Letra O en una Pizarra Letra S en una Pizarra




FUGACIDAD

jueves, 21 de febrero de 2013
Vivir Sintiendo que la vida es breve, y que hay que amar, porque el amor es gozo. Vivir en los pronombres, como dijo el poeta; de persona a persona, como dice el eslogan. Y hay que vivir. Sin pensar vanamente en lo que fue, lo que pudo haber sido, lo que será. Tan sólo dominamos el instante, que ya es ayer. Y hay que vivir. Poniendo en un segundo el alma eterna. Lo fugaz es tan bello que deslumbra; tan bello, que no sabes definirlo; tan bello, que desgarra. Y hay que vivir. Sin grandes aspavientos, sin apegos, sin demasiados miedos, sin certezas, sin pantallas que oculten lo que somos. Difícil ocultar que somos polvo, tal vez enamorado, pero polvo. Vivir. Con los brazos abiertos, para abrazar. Con las puertas abiertas, para acoger. Con las sandalias puestas, para partir. Vivir y caminar. Vivir y ser. Vivir y amar. Vivir y compartir.

FUERZA Y CORAJE

Fuerza y coraje Es necesario tener fuerza para ser firme, pero es necesario coraje para ser gentil. Es necesario tener fuerza para defenderse, pero es necesario coraje para batallar. Es necesario tener fuerza para ganar una guerra, pero es necesario coraje para rendirse . Es necesario tener fuerza para estar correcto, pero es necesario coraje para tener duda. Es necesario tener fuerza para superar los obstáculos, pero es necesario coraje para mantener el equilibrio. Es necesario tener fuerza para sentir el dolor de un amigo, pero es necesario coraje para reconocer las propias debilidades. Es necesario tener fuerza para esconder los propios males, pero es necesario coraje para demostrarlos. Es necesario tener fuerza para soportar el conflicto, pero es necesario coraje para hacerlo cesar. Es necesario tener fuerza para estar solo, pero es necesario coraje para pedir apoyo. Es necesario tener fuerza para amar, pero es necesario coraje para ser amado. Es necesario tener fuerza para sobrevivir, pero es necesario coraje para vivir. Si sientes que te faltan la fuerza y el coraje, ¡ quiera Dios que el mundo pueda abrazarte hoy con su calor y Amor ! Y que el viento pueda llevarte una voz que te dirá que hay un Amigo, viviendo en algún lugar del Mundo, deseando que estés bien.

LA ANGUSTIA

lunes, 5 de marzo de 2012
La angustia. La angustia y la preocupación son gemelas inseparables. Hay cosas peores, pero la angustia y la preocupación son unos problemas que acechan a gran numero de personas. Entre la angustia y el miedo existe una estrecha relación. La angustia es el sentimiento que experimentamos cuando sin motivo nos preocupamos en exceso por la posibilidad de que en el futuro nos ocurra algo temido sobre lo que no tenemos control y que, en caso de que sucediera consideraríamos "terrible" o haría que nos consideráramos personas totalmente inútiles. También se puede definir la angustia como un sentimiento de amenaza cuya causa es por el momento desconocida pero que puede aparecer en el momento en que menos lo esperamos y revelar a todos sin excepción que somos unos incompetentes o personas totalmente ridículas. La angustia que experimentamos no siempre es producto de los pensamientos de autodesprecio ante la posibilidad de algún fallo o debilidad personal que pudiera hacerse público. Una segunda forma de angustia proviene de una manera de pensar común a muchas personas, de hecho, a la mayoría, y que recibe el nombre de "baja tolerancia a la frustración", o BTF. La idea básica que sustenta dicha BTF es: "La vida debería ser fácil y transcurrir por donde quiero sin demasiados problemas y molestias; y si no es así, es horrible y no puedo soportarlo." Si acepta esta idea, se encontrará cogido en la "trampa de la comodidad". Algunas variaciones típicas son: "debo sentirme bien", "No debo sentirme angustiado", "Debo ser frío, mantener la calma y el sosiego". Con estas ideas, y dado que lo más probable es que nos empecemos a sentir mal en el mismo momento en que nos entreguemos a este tipo de pensamientos, lo normal será que suframos un ataque de angustia. Se puede llegar a sentir angustia por miedo a sentir angustia. La angustia es un círculo vicioso. Una vez que se ha experimentado la angustia "sin razón alguna", aparece una actitud angustiada ante la perspectiva de sentir angustia. Aparecen pensamientos del tipo de "sería horrible si empezara a sentirme angustiado". Pensar de ese modo nos provoca la angustia. Inmediatamente, notamos la angustia y pensamos algo así como "es terrible, me estoy angustiando". Esto lleva a incrementar la angustia, que a su vez nos hace pensar cosas tales como "Estoy perdiendo el control. ¿Y si me desmayo (o me coge un ataque de pánico, o cometo una locura, o me da un ataque al corazón)? Sería terrible." La angustia crece por momentos y nos conduce a pensamientos cada vez más angustiantes. El proceso se desarrolla con gran rapidez y de lo único que somos conscientes es de un progresivo sentimiento de pánico. Además, a muchas personas les ocurre que "respiran excesivamente" cuando sienten angustia, lo que las conduce a inspirar un exceso de oxígeno y, paradójicamente, sentir que necesitan inspirar más aire cuando en realidad necesitan menos. La respiración excesiva provoca sensaciones de mareo y de vértigo, así como palpitaciones. No sabiendo esto, es fácil pensar que esas sensaciones son una prueba de que algo en nosotros no funciona correctamente, y ese pensamiento produce aún más ansiedad, lo que refuerza el círculo vicioso. Hay muchas personas que combaten las situaciones que les provocan angustia con una serie de conocidas técnicas pensadas para distraerse de la angustia (relajación, contar hasta diez, beber, etc.). Pueden ser útiles a corto plazo pero en general no resuelven el problema. Veamos qué se puede hacer. En primer lugar, distinguir entre lo "incómodo" y lo "terrible". S probable que para nosotros "terrible" signifique el fin del mundo. La ansiedad no es el fin del mundo. Es incómoda, incluso muy incómoda, pero no es terrible a no ser que así la definamos. Si definimos la ansiedad como una sensación terrible estaremos dando otra vuelta al círculo vicioso. Así pues, para empezar, cuando se sienta angustiado, demuéstrese a sí mismo que la angustia es incómoda, mala, inconveniente, pero no es peligrosa ni es el fin del mundo. En segundo lugar, demuéstreselo en la situación que habría querido evitar. Parece simple, y lo es; pero no es fácil. Recuerde esta distinción, es importante. Se ha acostumbrado a pensar que la ansiedad es terrible y su cuerpo reacciona conforme a esa definición. Cuesta cierto tiempo acostumbrarse a pensar que la ansiedad, aunque muy incómoda, no es terrible. Y todavía pasa más tiempo antes de que el cuerpo reaccione conforme a esta nueva definición. En tercer lugar, hace años se desarrollo un principio que resultó ser muy útil. Lo denominamos "arduo pero no aplastante". Con ello queremos decir que si creemos que una situación nos sobrepasa, quizás es mejor no enfrentarnos a ella todavía. Pero sería un error avanzar demasiado gradualmente y sólo hacer lo que podamos realizar cómodamente. Superar la ansiedad comporta tolerar cierto grado de incomodidad, por lo que es importante enfrentarse al sentimiento de incomodidad y no evitarlo. Para empezar, escogeremos una experiencia que consideremos ardua. Y si no tenemos éxito, pensaremos que es desagradable pero no terrible. Continuaremos aplicando el principio de arduo pero no aplastante. Escoja una situación que le resulte difícil de afrontar, hágalo y practique la actitud que resumimos en la frase "la angustia es una sensación muy desagradable, pero no es terrible". Si teme que le dé un ataque de pánico, recuerde que el pánico tiene una duración muy breve, aunque mientras dura parece interminable. Enfréntese a él con la misma actitud: "Si me coge un ataque de pánico, me ha cogido y ya está; será desagradable, pero no terrible." El control de la respiración como hemos dicho anteriormente es importante. Tenemos que aprender a controlar la respiración. Esto requiere muchísima práctica. La inspiración controlada implica que las inspiraciones son suaves, lentas, regulares y bastante superficiales (no profundas). Inhale por la nariz y exhale por la boca en ciclos regulares. Una frecuencia de doce ciclos por minuto suele ser la apropiada, pero cada uno debe encontrar su propio ritmo respiratorio. Estos ciclos regulan la cantidad de oxígeno que ingerimos, de forma que no aparezcan las sensaciones de vértigo, desmayo o mareo, ni las palpitaciones que conlleva el exceso de oxígeno. La aplicación de estas actitudes antiangustia y de técnicas como la de la respiración controlada desgraciadamente requieren muchísima práctica, pero puede estar seguro de la progresiva mejora que usted sentirá. Creemos que si se siguen estas directrices es posible escapar del círculo vicioso de la angustia. Independientemente del tipo de angustia que experimentemos, ya sea una "angustia social" íntimamente relacionada con un miedo escondido o evidente a cometer errores en público, a perder el amor de alguien, a no estar de acuerdo con los demás, o sea una "angustia de tipo inquietud" provocada por una necesidad de que la vida sea predecible y sin demasiadas dificultades, hemos de aceptar que somos nosotros mismos los que creamos la angustia con nuestros imperativos absolutos. Sigamos la pista de las principales generalizaciones imperativas que crean esa angustia innecesaria. Si a continuación analizamos lógicamente estas generalizaciones descubriremos de dónde surgen y a qué conclusiones nos llevan, invariablemente, veremos que no se basan en ninguna lógica, que impiden vivir felizmente o que no son prácticas a la hora de intentarlo y que conducen a conclusiones indeseables. Hacer este análisis con rigor nos ayudará a abandonarlas. Creemos que la verdadera vida consiste en aprender y ello conlleva asumir riesgos, lo que no nos impide advertir que no es necesario hacer locuras. Se trata de proponerse objetivos que no estemos seguros de conseguir, buscar novedades que no estemos seguros de disfrutar, determinar mediante la experiencia lo que nos gusta y lo que nos disgusta y decidir qué queremos hacer con nuestra vida. No hay otros objetivos vitales que los que cada uno se marca. Lo peor de casi cualquier "desastre" no es tanto lo terrible que sea en sí mismo sino la creencia exagerada en el horror que conlleva.

LA FELICIDAD

lunes, 27 de febrero de 2012
Nuestra felicidad no depende de que nos toque la lotería ni de que todo sea fácil en la vida. Es una cuestión de actitud ante las circunstancias y una semilla que se riega día a día. Aquí tenemos 40 consejos para ser feliz. Son realistas, sensatos y gratuitos, todos los podemos realizar y sus resultados pueden ser mágicos. ¿Lo intentamos?. 1. Camina de 10 a 30 minutos todos los días. Mientras camina, sonríe 2. Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día. Enciérrate si es necesario 3. Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu 4. Al levantarte en la mañana di lo siguiente: Mi propósito hoy es … 5. Vive con las 3 “E”: Energía, Entusiasmo y Empatía 6. Juega más juegos que el año pasado 7. Lee más libros que el año pasado 8. Mira al cielo al menos una vez al día, date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea 9. Sueña más mientras estás despiert@ 10. Come más alimentos que crezcan en los árboles y en las plantas y menos alimentos que sean manufacturados en plantas industriales o que requieran un sacrificio 11. Come arándanos y nueces. Toma té verde, mucha agua y una copa de vino al día (asegúrate de brindar con ella por algo hermoso de lo mucho que hay en tu vida y, de 12. Compañía de quien AMAS. 13. Trata de hacer reír a por lo menos 3 personas cada día 14. Elimina el desorden de tu casa, tu auto y tu escritorio y deja que nueva energía fluya en tu vida 15. No gastes tu precioso tiempo en chismes, cosas del pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control. Mejor invierte tu energía en lo positivo 16. Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás aquí para aprender. Los problemas son lecciones que van y vienen, lo que aprendes de estos es para toda la vida 17. Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo 18. Sonríe y ríe más 19. No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien aprecias 20. La vida es muy corta como para desperdiciar el tiempo odiando a alguien 21. No te tomes a ti mismo tan en serio. Nadie más lo hace 22. No tienes que ganar cada discusión. Acepta que no estás de acuerdo y aprende del (de la) otr@ 23. Estate en paz con tu pasado, así no arruinará tu presente 24. No compares tu vida con la de otros. No tienes idea del camino que ellos han andado en la vida 25. Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tu mismo 26. Recuerda que tu no tienes el control de todo lo que te sucede, pero sí de lo que haces con ello 27. Aprende algo nuevo cada día 28. Lo que la demás gente piense de ti no es de tu incumbencia 29. Aprecia tu cuerpo y disfrútalo 30. No importa que tan buena o mala sea la situación, ésta cambiará 31. Tu trabajo no se ocupará de ti cuando estés enfermo. Tus amigos sí lo harán. Mantente en contacto con ellos. 32. Desecha cualquier cosa que no sea útil, bonita o divertida 33. La envidia es una pérdida de tiempo. Tu ya tienes todo lo que necesitas 34. Lo mejor está aún por venir 35. No importa cómo te sientas, levántate, vístete y asiste 36. Ten sexo maravilloso, siempre con plenitud de tu ser 37. Llama a tus familiares con frecuencia y mándales correos diciéndoles: ¡estoy pensando en ti! 38. Cada noche antes de acostarse di lo siguiente: Doy gracias por … Hoy logré o conseguí … 39. Recuerda que estás demasiado bendecido como para estar estresado 40. Disfruta del viaje. Sólo tienes una oportunidad, sácale el mayor provecho

LA PACIENCIA

martes, 20 de diciembre de 2011
LA PACIENCIA No hay nada más deplorable en una persona que la falta de voluntad para enfrentar sus responsabilidades, pero nada más admirable que la paciencia con la que espera para hacer frente a sus circunstancias. Cuentan que en cierta ocasión, un hombre llegó hasta la orilla de un lago y se sentó para ver y admirar el amanecer; cuando al poco tiempo, llegó otro hombre con una caña de pescar y después de un breve saludo, se dedicó por un buen rato a tratar de pescar algo. Pasaron las horas, y el hombre tiraba y tiraba su anzuelo en tanto que el primer hombre solo observaba y observaba cada uno de los movimientos que hacia para lanzar su anzuelo en busca de un pez. Después del medio día, el hombre con la caña de pescar prefirió retirarse pues todo parecía indicar que los peces se habían ido hacia otro sitio, sin embargo, antes de irse se despidió del hombre aquel que lo había observado durante casi 6 horas preguntándole: - "Y a usted, señor, ¿le gusta mucho la pesca?" - "¡No, no me gusta!", le contestó - "¿Pero por qué, amigo, si es una buena distracción?" - "¡Es que no tengo paciencia para pasarme tanto tiempo esperando a ver si el pez muerde el anzuelo!" ¡Gulp!. Pero lo peor de todo es que en nuestra historia, el impaciente estaba seguro de lo que decía, muy a pesar de que el otro no comprendió cabalmente el significado de su respuesta. La paciencia es una de esas virtudes que ayudan a templar el carácter, pues es un estado anímico donde el individuo hace acopio de toda su fortaleza para enfrentar sus adversidades sin sufrir perturbación alguna; mientras que a contrario sensu, quién no es capaz de saber esperar y se acobarda ante situaciones adversas, es que no ha desarrollado a través de la voluntad, la virtud de la paciencia. La paciencia es y debe de ser un acto cotidiano, debemos de practicarla día a día, pues es la única forma de cultivarla y engrandecerla. Es, como todas las virtudes, una poderosa arma contra la cobardía, lo que significa, de alguna manera, que es la esencia de la valerosidad. Los hombres que saben ser pacientes, son de una sola pieza, no se intimidan fácilmente pues están seguros que tarde o temprano, con base en la perseverancia que los anima, lograrán el éxito en sus tareas cotidianas. Todo lo hacen con un ingrediente adicional, pues la paciencia no es una virtud que camina sola, la mayor de las veces siempre va acompañada de la capacidad de amar intensamente, siendo este el principal ingrediente para lograr su desarrollo. En sentido figurado, podemos decir que la paciencia es como una planta que se riega con amor y con ello se hace más grande y se fortalece. Quienes abandonan la lucha pues parecen no tener tiempo para nada, son los pusilánimes, los carentes de ánimo para emprender acciones, son los que se acobardan antes de empezar a luchar y en consecuencia pierden la batalla. Son los que están vencidos de antemano, son los faltos de carácter que solo se dedican a medrar de los logros de los demás, pues no han sido enseñados para la lucha ante la vida; ¡ni siquiera la de supervivencia que es consustancial al ser humano!. Son, como decía José Ingenieros, "hombres faltos de carácter, mediocres por añadidura". Los pusilánimes se identifican muy bien con los pesimistas, por sus venas corre una sangre cuya esencia es muy similar, es fría y sin color alguno. Son seres atormentados por su propia realidad, la que construyen paso a paso culpando a los demás de sus desgracias. No saben ni siquiera esperar su propia muerte y con frecuencia la provocan privándose la vida. Saber esperar es una virtud de sabios y una cualidad de hombres de estirpe valerosa, la cobardía no existe en su diccionario cotidiano y lo más importante es que junto a la virtud cardinal de la paciencia, tienen la virtud teologal de la esperanza. ¿Y usted, es paciente?.......................

EL MIEDO

sábado, 19 de noviembre de 2011
EL MIEDO El miedo es la enfermedad típica de los tiempos actuales y está asociado con la depresión porque puede ser uno de sus síntomas. Pero también puede ser una afección neurótica que enmascara el miedo a la muerte. El miedo nos quita la libertad, nos cierra todos los caminos y no permite vislumbrar ningún horizonte. El desmedido afán por la seguridad hace que se instale el miedo en una persona, impidiéndole toda creatividad o elaboración de proyectos y obligándola a caer en la mediocridad. La seguridad en este mundo no existe, no hay nada seguro, la vida no tiene garantía, es pura incertidumbre. La vida es sin dudas, una oportunidad, y si nos alineamos correctamente en hacer lo que nos corresponde, porque nos gusta, lo pasamos bien haciéndolo y nos hace sentir que estamos cumpliendo un propósito, hay que tener la suficiente audacia para arriesgarse. Cuando una persona tiene miedo a la gente, en parte es porque ha aprendido a compararse con los demás y se siente disminuido. Los otros parecen siempre más exitosos, mejor dotados, con más suerte, consiguen los mejores empleos, las mejores chicas, etc. La gente que parece ser exitosa también tiene miedo pero son capaces de vencerlo. La diferencia entre unos y otros es que a los que tienen miedo el terror los paraliza, en tanto que a los audaces los incentiva para sentirse más vivos. El aparentemente exitoso hace todo aquello que teme como un desafío, tiene la audacia de enfrentar sus miedos y ser libre. Aparentemente exitoso porque el éxito está hecho de muchos fracasos previos, tentativas que el miedoso crónico no se atreve a hacer por temor a la frustración. Una forma de vencer el miedo a la gente es enfrentándola, tratándola, mezclándose entre ella, evitando que el complejo de inferioridad se imponga y teniendo la audacia de hacer algo nuevo. Trabajar con mucha gente suele ser una forma de perder el miedo. Un trabajo como recepcionista o como vendedor, por ejemplo, resulta ser la manera más adecuada de liberarse del miedo a la gente, o sea practicando la conducta contra fóbica, que consiste en hacer todo aquello que precisamente se teme. Las personas fóbicas son demasiado sensibles a la culpa, pueden ser propensos a sentirse responsables por todo lo que pasa y hasta a asumir demasiadas cargas emocionales que no le corresponden. En lugar de escuchar las voces internas que presagian catástrofes y fracasos es mejor hablarse a si mismo dándose coraje. Hay que evitar escuchar esa voz interior precavida y cautelosa que surge espontáneamente ante cualquier desafío y reemplazarla por otra voz voluntaria que ayude a enfrentar los miedos. Cualquier miedo encubre el verdadero y único miedo ancestral, el miedo a la muerte. Si vencemos ese miedo, venceremos a todos los demás. Para lograrlo hay que entregarse, rendirse, aceptara la muerte como parte de la vida, porque resistirse a la muerte es absurdo porque es inevitable. Aceptar a la muerte y abandonar el control, que es una ilusión, ya que no todo está en nuestras manos, son los dos grandes pasos que hay que atreverse a dar para llegar a ser libres. LA LIBERTAD NOS HACE LIBRES ----------------------------------------------------------------

NUNCA MAS

miércoles, 26 de octubre de 2011
TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENEROS. Lo que nunca se podrá justificar es la persecución inquisitorial contra hombres inocentes que no cometieron delito y han sido juzgados y algunos condenados injustamente. La Ley de Violencia de Género se convirtió en una Ley del POR SI ACASO, jueces y juezas se sentían señalados por la presión mediática, quizás no fueron lo suficiente valientes para tomar decisiones más justas, temiendo a los/las fiscales inquisitoriales que marcaban una senda única en la que antes de nada, al hombre se le acusa y se le marca socialmente llevando a muchos de ellos a la ruina e incluso al suicidio. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor. Cuentan que hace unos 2.000 años vivió un hombre sencillo, humilde, pobre, amigo de sus amigos y según dicen también amigo de sus enemigos. No cabía en él posibilidad alguna de hacer daño a nadie, ni a semejantes ni a ninguna criatura viviente. Sin embargo sus ideales lo colocaron en el punto de mira de una minoría de la sociedad, una minoría que por entonces era muy poderosa, y pensaban que este hombre venía a molestarles y a desbancarlos de sus cómodos tronos de poder. Tal hombre les resultaba incómodo, no comulgaba con las ideas impuestas por la minoría y por si acaso debían eliminarlo. Cuentan que a ese hombre lo señalaron con el dedo, lo detuvieron, lo maltrataron, lo humillaron y como esto no les pareció suficiente, lo crucificaron. El hombre tenía una madre, que también era humilde, sencilla y pobre. Ella era toda bondad y amor hacia su hijo. Vio como su hijo era detenido, maltratado y crucificado. Dicen que lloró lágrimas de sangre, de nada sirvieron sus súplicas para que perdonaran a su hijo. El único delito cometido fue ser un hombre que amó a sus semejantes y que reclamaba justicia. Hoy mismo después de esos 2.000 años las cosas no han cambiado mucho. Hoy me he enterado de que a otro hombre lo han detenido, humillado, maltratado y crucificado hasta su muerte. Hoy mismo su madre también ha llorado lágrimas de sangre al ver a su hijo crucificado y no poder hacer nada por EL. El único delito de su hijo, SER HOMBRE Mujeres QUERULANTES, ya existen mujeres y hombres que no van a permitir NI UNA FALSEDAD MAS, con vuestras mentiras perjudicáis a las verdaderas MUJERES MALTRATADAS.

DEMANDA

sábado, 22 de octubre de 2011
CONTRA ESPAÑA ANTE EL TRIBUNAL DE DERECHOS HUMANOS POR POLITICA SEXISTA -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Remitido.- Somos un grupo de juristas independientes y anónimos de mujeres y hombres abogados, jueces y fiscales de toda España, que no estamos de acuerdo con las actuales políticas sexistas y por ello ponemos gratuitamente a disposición de la ciudadanía, una demanda colectiva contra España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, por la vulneración de varios artículos y protocolos del Convenio Europeo de Derechos Humanos, quebrantados por la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género; la Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modificó el Código Penal; y las leyes autonómicas de Violencia de Género de Andalucía, Galicia, Aragón, Cantabria, Cataluña, Murcia, Canarias, Madrid y Castilla y León, proclamadas por todos los partidos políticos. Estas leyes rompen con el principio de igualdad y establecen un diferencia penal en los delitos y la penas, según sean imputados hombres o mujeres; crea jurisdicciones especiales que persiguen a determinados colectivos, tal y como se hacía en la época más vergonzosa de la antigua Europa; establece procedimientos sumarísimos cercenando el derecho a la defensa y eliminando la garantía penal implícita en el procedimiento judicial, que exige la total separación entre la fase instructora y la resolutiva. Al mismo tiempo, estas legislaciones imponen una ideología de maldad innata en el hombre y una vulnerabilidad e incapacidad de la mujer, degradante e indigno para el colectivo entero de mujeres. Estas leyes dan por hecho además, que existe una especie de alineación colectiva de todos los hombres que les empuja a dominar instintivamente a todas las mujeres, que de tan estrafalaria resultaría graciosa, sino fuera porque casi 1 millón de hombres han pasado ya por los calabozos en aplicación de estas leyes revanchistas, sin garantía jurídica alguna. El bajo número de condenas nos hace pensar que la mayoría de estas personas han sido acusadas siendo inocentes, y lo comprobamos a diario en los juzgados y tribunales donde trabajamos. Por otra parte las cifras evidencian que estas leyes no han cumplido con su cometido, sembrando el odio en las familias y provocando más asesinatos y suicidios, niños separados forzosamente de sus padres y un coste social de familias enteras rotas, inasumible para cualquier sociedad responsable. Las mujeres maltratadas también se han visto postergadas porque se les rechaza el 70% de las ayuda solicitadas. En cambio, sólo desde diciembre de 2010 a abril de 2011, se han otorgado 24 millones de euros en subvenciones de dinero público a determinadas asociaciones feministas afines al Gobierno, sin investigarse el destino final del dinero. En la demanda se detalla a qué asociaciones y a qué cifras asciende el cuantioso dinero otorgado, insultante para una país con casi 5 millones de parados y buena parte de nuestros conciudadanos sin prestaciones sociales de ningún tipo. Ante esta deriva social, nuestros órganos de justicia (Consejo General del Poder Judicial y Tribunal Constitucional), cuyos miembros son designados a dedo por los aparatos de los partidos políticos tanto del PP como del PSOE, avalan estas leyes para asegurarse el favor de sus patronos. Sólo compañeros y compañeras valientes de la judicatura denuncian esta situación con voz lúcida, para que cargos políticos a dedo y lobbies feministas sostenidos con dinero público, les llamen “machistas” o ” neo machistas” con asombrosa desfachatez, inconcebible en cualquier país democrático de nuestro entorno. Se les persigue además con querellas y sanciones disciplinarias para ahogar su voz valiente y descontaminada. Por eso pedimos vuestro apoyo a la que hemos llamado la “euro demanda”, imprimiendo y firmando la demanda colectiva contra el Estado español y enviándola por correo a Estrasburgo hasta el viernes 3 de junio. Es gratuita y no hace falta abogado ni procurador. Las dudas relevantes se contestarán por mail pero no todas, no tenemos tiempo. No atendemos casos particulares ni nos interesa conocer ninguno. No atendemos prensa ni tenemos portavoces. Se pueden utilizar todas sus partes sin autorización alguna ni citar su fuente, porque es argumentación jurídica y dice el art. 117 de la Constitución, que la justicia emana del Pueblo. LA DEMANDA AQUÍ: http://www.eurodemanda.es/Demanda con limite 3 de junio.pdf LA HOJA A RELLENAR PARA DEMANDANTES ADICIONALES:http://www.eurodemanda.es/II. LAS PARTES.pdf JUSTO Y NECESARIO ------------------------------------------------

EL MIEDO

jueves, 20 de octubre de 2011
Se nos lastima desde la infancia. Está siempre la presión, siempre el sentido de la recompensa y el castigo. Usted me dice algo que me causa enojo y me lastima, ¿correcto? Hemos comprendido, pues, un hecho muy simple: que se nos lastima desde la infancia y que, por el resto de nuestra existencia, cargamos con esa herida, temerosos de que se nos vuelva a lastimar o tratando de que no se nos lastime, lo cual es otra forma de resistencia. ¿Nos damos cuenta, pues, de estas heridas y de que, debido a ellas, creamos una barrera alrededor de nosotros, la barrera del miedo? ¿Podemos investigar esta cuestión del miedo? ¿Lo haremos? No para satisfacción mía, porque es de ustedes de quien estoy hablando. ¿Podemos penetrar en ello muy, muy profundamente y ver por qué los seres humanos, que son la inmensa mayoría, han tolerado el miedo durante miles de años? Vemos las consecuencias del miedo, miedo de no ser recompensados, miedo de fracasar, miedo de la propia debilidad, miedo del sentimiento que genera en nosotros tener que llegar a cierto punto y no ser capaces de lograrlo. ¿Tienen interés en investigar este problema? Eso significa investigarlo completamente hasta el fin, no limitarse a decir: "Lo siento, eso es demasiado difícil." Nada es demasiado difícil si uno quiere hacerlo. La palabra difícil nos impide una acción ulterior. Pero si pueden desechar esa palabra, entonces podremos investigar este sumamente complejo problema. Ante todo, ¿por qué toleramos el miedo? Si tenemos un automóvil que anda mal, acudimos, si es posible, al garaje más cercano; allí arreglan la maquinaria y proseguimos la marcha. ¿Es que no hay nadie a quien podamos acudir para que nos ayude a no tener miedo? ¿Comprenden la pregunta? ¿Necesitamos la ayuda de alguien para librarnos del miedo? ¿La ayuda de psicólogos, psicoterapeutas, psiquiatras, o la del sacerdote, del guru que dice: "Entrégame todo, incluso tu dinero, y entonces estarás perfectamente bien"? Esto es lo que hacemos. ¿Desean ustedes ayuda para liberarse del miedo? Si desean ayuda, entonces son los responsables de establecer una autoridad, un líder, un sacerdote. Por lo tanto, antes de que investiguemos esta cuestión del miedo, deben ustedes preguntarse si desean ayuda. Por supuesto, si padecen de algo, un fuerte dolor de cabeza o de alguna enfermedad, acuden a un médico. Él conoce mucho más sobre nuestra naturaleza orgánica, y les dirá lo que deben hacer. No nos referimos a esa clase de ayuda. Nos preguntamos si necesitan ustedes ayuda, alguien que los instruya, que los guíe y les diga: "Haz esto, haz aquello día tras día, y estarás libre del miedo." Quien les habla no les está ayudando. Eso es seguro, porque ustedes tienen docenas de ayudadores, desde los grandes líderes religiosos -¡no lo permita Dios!- hasta el más reciente y modesto psicólogo a la vuelta de la esquina. Que quede, pues, bien claro entre nosotros que quien les habla no desea ayudarles psicológicamente de ninguna manera. ¿Aceptarían buenamente eso? Sean honestos, ¿lo aceptarían? No digan que sí, es algo muy difícil. En toda su vida han buscado ayuda en distintas direcciones, aunque algunos digan: "No, yo no deseo ayuda." Ustedes piden ayuda sólo cuando están confundidos, cuando no saben qué hacer, cuando se siente inseguros. Pero cuando observan, cuando perciben no sólo externamente sino mucho más en lo interno, cuando ven las cosas con gran, gran claridad, no necesitan ninguna ayuda; eso está ahí. Y de ahí surge la acción. ¿Estamos juntos en esto? Repitámoslo, si no les importa. Quien les habla no les dice cómo hacerlo. No pregunten nunca cómo, porque entonces siempre habrá alguien que les tirará una cuerda. Uno no está ayudándoles de ninguna manera, sino que juntos recorreremos la misma senda, tal vez no a la misma velocidad. Regulen su propia velocidad y caminaremos juntos. ¿Cuál es la causa del miedo? Vayamos despacio. La causa. Si uno puede descubrir la causa, entonces puede hacer algo al respecto, puede cambiar la causa, ¿no es cierto? Vamos, pues, a examinar juntos el miedo y a descubrir cuál es su causa, su raíz fundamental. Y si la descubrimos por nosotros mismos, habremos terminado con ella. Si vemos el proceso que da origen al miedo, o vemos sus múltiples causas, entonces, esa percepción misma pone fin a la causa. ¿Están escuchándome, escuchando a quien les habla, para dilucidar la causa? ¿O jamás se han formulado siquiera una pregunta semejante? Yo he tolerado el miedo, tal como lo ha hecho mi padre, mi abuelo, toda la raza en que he nacido, toda la comunidad; la estructura completa de los dioses y los rituales se basan en el miedo y en el deseo de alcanzar algún estado extraordinario. Así que investiguemos esto. No estamos hablando de las diversas formas del miedo: miedo a la oscuridad, miedo a la propia esposa o al marido, miedo a la sociedad, miedo de morir, etc. El miedo es como un árbol que tiene muchas, muchas ramas, muchas flores, muchos frutos, pero nosotros estamos hablando acerca de la raíz misma de ese árbol -la raíz, no nuestra forma particular de temor-. Uno puede rastrear su forma particular de temor hasta la raíz misma. Preguntamos, pues: ¿Nos interesan nuestros miedos particulares o estamos interesados en la totalidad del miedo? ¿Nos interesa el árbol completo, no sólo una de sus ramas? Porque, a menos que comprendamos cómo vive el árbol, el agua que requiere, la profundidad del suelo y demás, el mero podar las ramas nada logrará; debemos llegar hasta la propia raíz del miedo. ¿Cuál es, entonces, la raíz del miedo? No esperen que yo responda a eso. No soy el líder de ustedes, no soy su ayudador, su guru, ¡gracias a Dios! Estamos juntos, como dos hermanos y quien les habla quiere decir exactamente eso, no son meras palabras. Como dos buenos amigos que se han conocido el una al otro desde el principio del tiempo y que caminan juntos por el mismo sendero, al mismo paso y mirando todo lo que existe alrededor de ellos y dentro de ellos, así, juntos, investigaremos esto. De lo contrario, todo se vuelve tan sólo palabras y, al final, ustedes dirán: "Realmente, ¿qué he de hacer con mi miedo?" El miedo es muy complejo. Es una reacción tremenda. Si están alerta a él, verán que es una conmoción, no sólo biológica, orgánica, sino que es también una conmoción para el cerebro. El cerebro tiene la capacidad, como uno lo descubre -no por lo que dicen otros-, de permanecer sano a pesar de una conmoción. No lo sé todo al respecto, pero la conmoción misma invita a su propia protección. Si lo investigan en sí mismos, lo verán. El miedo es, entonces, una conmoción; puede ser momentánea o continuar en diferentes formas, con distintas expresiones, distintas modalidades. Vamos, pues, a llegar a la mismísima raíz del miedo. Par comprender esta raíz tenemos que comprender el tiempo; el tiempo como ayer, el tiempo como hoy y el tiempo como mañana. Recuerdo algo que he hecho, y el recuerdo de eso hace que me avergüence, que me sienta nervioso, aprensivo o temeroso, todo lo cual prosigue hacia el futuro. He estado furioso, celoso, envidioso -eso es el pasado-. Sigo siendo envidioso, con ligeras modificaciones; soy bastante generoso respecto de las cosas, pero la envidia continúa. Todo este proceso es tiempo, ¿verdad? ¿Qué consideran ustedes que es el tiempo? ¿El tiempo del reloj, la salida y puesta del Sol, la estrella vespertina, la Luna nueva con la Luna llena que aparece dos semanas después? ¿Qué es el tiempo para ustedes? ¿Tiempo para aprender un arte? ¿Tiempo para aprender un idioma, para escribir una carta, para llegar desde donde estén a sus casas? Todo eso es tiempo como distancia, ¿correcto? Tengo que ir desde aquí hasta allá. Ésa es una distancia que el tiempo cubre. Pero el tiempo es también interno, psicológico: soy esto, debo llegar a ser aquello. El llegar a ser aquello se llama evolución. La evolución implica desde la semilla al árbol. Y también significa: "Soy ignorante, pero aprenderé. No sé, pero sabré. Denme tiempo para librarme de la violencia." ¿Están siguiendo todo esto? "Denme tiempo." Denme unos cuantos días, un mes, un año, y me libraré de la violencia. Vivimos, pues, a base de tiempo; no sólo el ir a la oficina todos los días de nueve a seis. ¡Dios no lo permita!, sino también tiempo para llegar a ser alguna cosa. ¿Comprenden todo esto? ¿Sí? ¿Comprenden el tiempo, el movimiento del tiempo? Yo he tenido miedo de usted; ese miedo sigue estando allí y yo tendré miedo de usted mañana. Espero que no, pero si no hago algo muy drástico al respecto, mañana tendré miedo de usted. Así que vivimos a base de tiempo. Por favor, seamos claros en esto. Vivimos a base de tiempo. O sea: estoy vivo, moriré. Pospondré la muerte tanto como me sea posible; estoy vivo y voy a hacerlo todo para evitar la muerte, aunque ésta sea inevitable. De modo que, tanto psicológicamente como biológicamente, vivimos a base de tiempo. ¿Es el tiempo un factor del miedo? Por favor, investiguen. El tiempo: he dicho una mentira y no quiero que el otro lo sepa; pero el otro es muy sagaz, me mira y dice: "Me has mentido." "¡No!, no he mentido." (Me protejo instantáneamente porque temo que el otro descubra que soy un mentiroso.) Tengo miedo por algo que he hecho y que no quiero que el otro conozca. ¿Qué implica eso? Pensamiento, ¿no es así? He hecho algo que recuerdo, y ese recuerdo dice: "Ten cuidado, no dejes que él descubra que has mentido, porque tienes una buena reputación de hombre honesto, así que debes protegerte." De modo que el pensar y el tiempo están juntos, no hay entre ellos división alguna. Tenga esto en claro, de lo contrario, después van a confundirse bastante. El proceso que da origen al miedo, la raíz del miedo, es tiempo/pensamiento. ¿Está claro para nosotros que el tiempo -es decir, el pasado con todas las cosas que uno ha hecho- y el pensamiento -agradable o desagradable, especialmente si es desagradable- son la raíz del miedo? Éste es un hecho obvio; verbalmente, es un hecho simple. Pero para ir más allá de la palabra y ver la verdad de esto, uno deberá inevitablemente preguntarse: ¿Cómo puede detenerse el pensamiento? Es una pregunta natural, ¿no? Si el pensamiento crea miedo, lo cual es tan obvio, entonces, ¿cómo he de detener el pensar? "¡Por favor!, ayúdeme a detener mi pensar". Yo sería un asno si pidiera una cosa semejante, pero pregunto: ¿Cómo he de detener el pensar? ¿Es eso posible? Prosigan, señores, investiguen, no dejen que sea yo el que prosiga. El pensar... Vivimos a base del pensar. Todo lo que hacemos, lo hacemos basados en el pensamiento. ¿Es, entonces, posible detener el pensar? ¿Es posible no parlotear todo el día, dar un descanso al cerebro, aunque éste tenga su propio ritmo -la sangre que asciende hacia él-, su propia actividad? Su actividad, no la que impone el pensamiento, ¿comprenden? ¿Puede, quien les habla, señalar que ésa es una pregunta equivocada? ¿Quién es el que detiene el pensar? Sigue siendo el pensamiento, ¿no es así? Cuando yo digo: "Si sólo pudiera dejar de pensar, no tendría miedo", ¿quién es el que desea detener el pensamiento? Sigue siendo el pensamiento, ¿no es así?, el pensamiento que desea algo más. Entonces, ¿qué harán? Cualquier movimiento del pensar con el fin de ser otra cosa que lo que es, sigue siendo pensamiento. Soy codicioso, pero "no debo" ser codicioso; eso sigue siendo el pensar. El pensar a creado todos los objetos, todas esas cosas que tienen lugar en las iglesias. Por lo visto, el pensamiento es la raíz misma de nuestra existencia. De modo que la cuestión que planteamos es muy seria. Vemos lo que el pensamiento ha hecho: ha inventado las cosas más extraordinarias, la computadora, los buques de guerra, los mísiles, la bomba de hidrógeno, la cirugía, la medicina, y también las cosas que le han permitido hacer al hombre, como ir a la Luna, etcétera. Y el pensamiento es la raíz misma del miedo. ¿Vemos eso? No cómo terminar con el pensamiento, sino ver realmente que el pensar es la raíz del miedo, el cual es tiempo. Ver, no las palabras, sino ver, de hecho. Cuando tenemos un dolor severo, el dolor no es diferente de uno mismo y uno actúa instantáneamente, ¿verdad? Entonces, ¿ven ustedes tan claramente como ven el reloj, como ven la pantalla de su monitor, ven de ese modo que el pensamiento es el factor causante del miedo? No pregunten: "¿Cómo he de verlo?" Tan pronto preguntan "cómo", aparece alguien que está dispuesto a ayudarles; entonces ustedes se convierten en su esclavo. Pero si ven por sí mismos que el pensamiento y el tiempo son, realmente, la raíz del miedo, ello no necesita deliberación ni decisión. Un escorpión es venenoso, una serpiente es venenosa; en el instante mismo de percibirlos, uno actúa. Nos preguntamos, entonces: ¿Por qué no vemos? ¿Por qué no vemos que una de las causas de la guerra son las nacionalidades? ¿Por qué no vemos que uno puede llamarse musulmán y otro cristiano? ¿Por qué peleamos por nombres, por propaganda? ¿Vemos eso, o sólo memorizamos o pensamos al respecto? Comprendan, señores, que la conciencia de ustedes es la del resto de la humanidad. La humanidad, igual que ustedes y otros, pasa por toda clase de dificultades, experimenta pena, afán, ansiedad, soledad, depresión, dolor, placer... todos y cada uno de los seres humanos en el mundo pasan por esto. De modo que nuestra conciencia, nuestro ser, es toda la humanidad. Es así. ¡Cuán renuentes somos a aceptar un hecho tan simple! Es que estamos muy acostumbrados al individualismo: yo y lo mío antes que nada. Pero si vemos que la conciencia de cada uno de nosotros es compartida por todos los demás seres humanos que viven en esta Tierra maravillosa, entonces cambia toda nuestra manera de vivir. Los argumentos, la persuasión, la presión, la propaganda son terriblemente inútiles, porque tenemos que ver esto por nosotros mismos. Entonces, ¿puede cada uno de nosotros, que es el resto de la humanidad, que es la humanidad, mirar un hecho muy simple? ¿Observar, ver, que el pensamiento y el tiempo son los factores que dan origen al miedo? Entonces, la percepción misma es la acción. Y, a partir de ahí, uno ya no depende de nadie. Véanlo muy claramente. Entonces uno es un ser humano libre. EL MIEDO ES SENTIRSE CULPABLE POR UNOS ECHOS EN TU VIDA QUE JAMAS DEBISTE DE PRODUCIR Y EL RECUERDO IMBORRABLE DE TU SENTENCIA QUE TU MISMO LLEVARAS TODO ELLOS BUSCANDO UNA VERDAD QUE YA NO ES TUYA............... POR MUCHO QUE LA QUIERAS OCULTAR....................... CIERTAS COSAS YA MARCAN TU VIDA PARA SIEMPRE JAMAS...........................

GRATITUD RADIO

lunes, 17 de octubre de 2011
Carta que me enviarón a mi PROGRAMA de RADIO de nombre CORAZON SOLITARIO, por su contenido ME PARECE JUSTO RECORDAR. GRACIAS ( JOSE MANUEL RODRIGUEZ IGLESIAS )

LOS IDIOTAS

domingo, 16 de octubre de 2011
Este tipo de personas tienen cierta capacidad para transportar sus genes a otras convirtiendo a otros en idiotas improductivos. Si a alguien le suena chocante la palabra lo siento, no conozco otra palabra para definir a esta clase de ser humano, no obstante de lo que estoy seguro es que, si ya con leer estas breves líneas se te vienen a la cabeza una o más personas, lo más probable es que estos consejos sean de utilidad. El primer paso para lidiar con idiotas es: identificarlos Es negativo. Ante cualquier situación la respuesta será negativa, los problemas no tendrán solución, el mundo se acabará ante el primer obstáculo. Lo malo no es que sea negativo, sino que esto sea contagioso. Imposibilidad para focalizar.ícilmente encuentre hacer foco en algo, siempre tendrá algún problema que le impida realizar cierta tarea en concreto o en su defecto encontrara alguna excusa para no hacerla. Siempre busca defectos en otras personas.principal diversión del día será criticarlas, esto se debe lisa y llanamente a su carencia de vida propia, es por eso que la crítica a terceros es su herramienta para subsistir, es como una novela de la que él puede ser parte. Egoísmo. Nunca escucharás a estas personas alegrarse por los logros de los demás, nunca saldrá de su boca una felicitación para alguien que mediante su esfuerzo logra cumplir sus sueños. En lugar de esto escucharás una serie de razonamientos por los cuales esas personas llegaron a sus metas, seguramente, haciendo cosas incorrectas. Contagian: Y este es el punto más importante de todos. Ser un idiota es contagioso, si te rodeas de idiotas probablemente termines siendo uno, lo mismo pasa en el caso contrario. Es importante alejarse de ellos, como si fueran una peste, suena feo, pero es verdad, los idiotas contagian su nefasta mediocridad, ellos no quieren gente exitosa, esas personas los hacen sentir mal, ellos prefieren a otros mediocres como ellos que les permitan ver que ser así está bien, que no se puede ser mejor. Luego existe una interesante variedad de todo tipo de idiotas, pero en base a mi experiencia puedo destacar a estos como los más comunes, de seguro podrás encontrar otro tipo de idiotas, no obstante la manera de lidiar con ellos será prácticamente la misma. Segundo paso: Mentalizarse Ya lo dije en un principio: los idiotas en general son crónicos; conozco muy pocos casos de idiotas que se transformaron en personas productivas, no digo que sea imposible, pero la verdad, en mi experiencia, la mayoría de las personas con las características que mencioné arriba no cambian. Es necesario mentalizarse en eso, es una buena forma de comenzar a alejarse de ellos y evitar que esta mediocridad nos contagie, cuando uno conoce a estas personas difícilmente las tenga en cuenta para pedir un consejo, para buscar apoyo, en pocas palabras, uno nunca contará con ellas absolutamente para nada. Tercer paso y último: La vacuna Los idiotas no van a desaparecer, los encontramos en el trabajo, en la calle, en la familia, en absolutamente todo lugar en donde, como personas, uno busca superarse día a día. Es por eso que uno debe aplicarse una vacuna para saber lidiar con ellos, no se pueden eliminar, no se pueden quitar de nuestras vidas, solo podemos conocerlos y evitar que alguna de sus características se nos pegue. Aquí van mis consejos: Ignorarlos. El idiota suele manejarse sigilosamente entre nosotros, con sus palabras intentan que seamos como ellos. Es por eso que probablemente ignorarlos sea un excelente método. Rápidamente ellos detectan este tipo de protección y huirán, buscando futuras víctimas. No llevarles la contra. En cierta época de mi vida opte por discutir, no sirve de nada, ellos ganan, quieren que perdamos nuestro tiempo. Lo mejor es decirles que si (como a los locos) y centrarnos en nuestras cosas, a los idiotas hay que darles la misma importancia que a una publicidad de pastillas para las hemorroides en un canal de aire a las 3 y media de la mañana. No dejar que nos afecten. El idiota tiene una gran capacidad para atacar distintos flancos, es por eso que probablemente en algún momento nos toque en algún lugar que nos duela, y es ahí donde podemos llegar a tambalear. No hay que dudar, dejar entrar a una persona con estas características en nuestras vidas será un error que pagaremos caro. Como verán no hay muchas soluciones, sin embargo solamente estas pocas me dieron un resultado muy bueno.

FALSEDAD FEMENINA

jueves, 6 de octubre de 2011
De la FALSEDAD "femenina" y sobre mujeres patológicamente falsas Por Miguel Ángel Gallardo Ortiz, Criminólogo, en http://www.cita.es/conmigo Página publicada en http://www.cita.es/falsas Dedicado a la única mujer que, tal vez, sea capaz de mentir por mí Ella sabrá la razón, pero yo se lo agradezco así. La Criminología, entendida como ciencia multidisciplinar que se ocupa del crimen, el criminal, los escenarios criminales, motivaciones o causas criminógenas y de la víctima (victimología) demuestra, por medio de la estadística descriptiva, y por su análisis racional, que ciertos delitos tienen puntos y momentos de acumulación, y tendencias, que evidencian una fenomenología muy compleja, y más aún desde una perspectiva de género, pero cuyo estudio, siempre que hay un presunto delito, o la intención de cometerlo, es imprescincible. El Derecho ha de garantizar la igualdad, mientras que la Ciencia debe de ocuparse de las diferencias, también entre el Hombre y la Mujer, especialmente en sus aspectos delictivos y patológicos (psicopáticos y sociopáticos). La Criminalística, entendida como técnica instrumental específica de la Criminología, debe medir y estimar estadísticamente cuanto deba de ser observado para su diagnóstico, pronóstico y tratamiento eficaz. Eso es lo que se pretende en lo que sigue sobre la "falsedad de género ". La historia de la criminalidad evidencia naturalezas, motivaciones y tendencias muy distintas en el hombre y la mujer. Es difícil imaginar a una mujer haciendo el gamberro hasta el vandalismo más violento por un equipo de fútbol que pierde un partido, pero tampoco resulta fácil imaginar a un hombre envenenando hábilmente, o mintiendo mientras llora, casi artísticamente, en una comisaría de policía al presentar una denuncia falsa, pero muy eficaz. Eso no significa que no haya forofas peligrosísimas, ni hombres querulantes, porque sabemos bien que existen. Sin embargo, la criminología de cada delito históricamente evidencia unas pautas de conducta, unas intenciones, y unos "modus operandi", muy distintos en hombres y mujeres, cualquiera que sea su clase, condición, formación, entorno o "status" social. La gran ventaja del enfoque criminológico en materia tan sensible es que la Criminología nunca se equivoca. Los que nos equivocamos, casi siempre, somos los aprendices de criminólogos, que a veces ingenuamente nos proponemos comunicar todo lo comunicable, pero en ocasiones lo comunicado no es un conocimiento científico, sino sólo una aplicación más o menos afortunada de un conocimiento que aspira a ser científico. El peor de los errores es creer que se ha acertado científicamente alguna vez, y el mayor de los aciertos, y el mejor mérito científico, consiste en estudiar sin descanso cada error, y sobre todo, cada ignorancia, empezando por la propia. Los sabios son conscientes de lo que no conocen, y los hombres (o las mujeres) que hemos tenido la suerte de conocer a algún sabio, sabemos que no sabemos casi nada de las mujeres, por mucho que nos gusten e interesen (de hecho, cuanto más nos gustan, y más nos interesan, más nos equivocamos con ellas, por ellas o para ellas). En lo que sigue trataremos de enfocar la atención sobre la fenomenología de la criminalidad femenina relacionada con la falsedad, definiendo, dividiendo y relacionando conceptos y datos para hacer una interpretación que pueda ser especialmente útil a las víctimas de la falsedad femenina, y de las mujeres patológicamente falsas. En muchos casos, son las mujeres las que antes detectan las patologías de otras mujeres, y lo hacen con más precisión y certeza que los hombres. Se equivocarán quienes crean que este análisis es simplemente machista, o antifeminista. El feminismo, entendido como movimiento liberador, puede y debe ser apoyado incluso por las víctimas de la peor falsedad femenina. El problema no es el feminismo, sino lo que se comienza a denominar como "hembrismo" entendido como un movimiento sometedor que practican clanes de mujeres, a veces con estructuras y conductas sectarias. Una de las armas del hembrismo es la falsedad diferenciadamente femenina orquestada que deja al hombre desorientado y vagabundo con su credibilidad destrozada. Pero antes de poner apellidos a la falsedad, debe definirse y circunscribirse, en este caso, a cuanto puede tener graves consecuencias judiciales, y también profesionales y económicas. El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua nos precisa sobre la falsedad (Del lat. "falsĭtas, -ātis" 1 Falta de verdad o autenticidad. 2. f. Falta de conformidad entre las palabras, las ideas y las cosas. 3. f. Der. Delito consistente en la alteración o simulación de la verdad, con efectos relevantes, hechas en documentos públicos o privados, en monedas, en timbres o en marcas) y lo falso (Del lat. "falsus", 1. adj. Engañoso, fingido, simulado, falto de ley, de realidad o de veracidad. 2. adj. Incierto y contrario a la verdad. Citas falsas. Argumentos falsos. U. t. c. s. 3. adj. Dicho de una persona: Que falsea o miente... ). Aristóteles filosóficamente venía a considerar verdadero "decir que es lo que es" y que "no es lo que no es", y a lo "falso" dedica el Capítulo 29 del Libro V de la Metafísica que empieza por considerar varios sentidos y combinaciones, y acaba por dejar una gran incertidumbre sobre lo que es mejor o peor en lo relativo a la moral. Aristóteles se inspira claramente en el ingenioso diálogo de Platón Hipias Menor en el queSócrates depura y destila las más puras esencias de la veracidad con las que neutralizar inteligentemente a la mendacidad, pero sin que esa habilidad fuera suficiente para evitar que prosperasen las acusaciones de Meleto en su propio juicio, según se narra en la Apología de Sócrates . El Código Penal vigente en España desde 1996 dedica el artículo 456 a la denuncia falsa , el 457 a la simulación de delitos, y el Capítulo VI (artículos 458 y siguientes) al " falso testimonio ", del que cabe destacar la sutileza del artículo 460 aplicable "Cuando el testigo, perito o intérprete, sin faltar sustancialmente a la verdad, la alterare con reticencias, inexactitudes o silenciando hechos o datos relevantes que le fueran conocidos, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses y, en su caso, de suspensión de empleo o cargo público, profesión u oficio, de seis meses a tres años". Tanto las denuncias falsas, como las simulaciones de delitos y los falsos testimonios son delitos contra la Administración de Justicia, y por lo tanto, son delitos públicos, perseguibles de oficio por el fiscal. Las memorias de la Fiscalía General del Estado dan muy poca información sobre esta criminalidad, y hasta donde es posible conocer y suponer, en ningún caso ofrece ni un solo dato que permita diferenciar los delitos presuntamente cometidos por hombres, de los cometidos por mujeres. Únicamente pueden encontrarse en unos anexos muy difícilmente manejables unos datos muy dudosos sobre diligencias previas por delitos contra la Administración de Justicia distribuidos por provincias de manera bastante desigual, y sin explicación alguna. Este criminólogo tiene la peor opinión que el poder judicial permita (y también es muy crítico con la estupidez de algunos destacados miembros del poder judicial que no permiten la crítica) sobre la pereza, incapacidad y falta de motivación de la fiscalía, y en varios casos, de la inaceptable conducta de algunos fiscales concretos, y de la casi mística inspección de la Fiscalía (ciertos fiscales inspectores han demostrado ser absolutamente incapaces de acusar, o siquiera de sospechar que podría ser bueno instruir un expediente aunque sólo fuera informativo, a ningún fiscal por evidentes que fueran las pruebas contra la supuesta inteligencia, integridad, disponibilidad, competencia y capacidad de algún fiscal que no merece serlo), para el estudio de la falsedad en España, y aquí también se hace pública la acusación a la Fiscalía General del Estado en sus propias memorias, demostrable con todo rigor matemático, según se denuncia en http://www.cita.es/denuncia/fiscal La criminología estudia indirectamente los crímenes que no son denunciados que constituyen la llamada "cifra negra " mediante encuestas de autodenuncia e informes de victimización. Por una parte, la pregunta ¿ha mentido Vd. alguna vez en algún juzgado o tribunal?, y por la otra ¿ha sido perjudicado alguna vez por alguna falsedad en procedimientos judiciales? tienen respuestas muy dificilmente comprobables, y evidentemente, los desajustes entre confesiones y acusaciones en materia de falsedad hacen fascinante, casi hasta la intoxicación informativa, casi todo lo que pueda enfocarse en este ambicioso estudio. Los operadores jurídicos (abogados, procuradores, y especialmente los traductores y peritos más conscientes y comprometidos con la veracidad) son testigos, a veces demasiado pasivos, de la sistemática indiferencia de jueces y fiscales ante la falsedad judicial más descaradamente cínica, de la que puede resultar carísimo hablar. Lo desconocido inquietantemente protegido por pretextos y amenazas legales es, precisamente, lo más fascinante que la Criminología, la "buena Criminología", pueda plantearse. El que no haya datos oficiales (ni voluntad política para elaborarlos) sobre la distribución por sexo de ciertos delitos no impide suponer que existe una realidad dual con dos perspectivas muy distintas, y motiva para indagar en los elementos diferenciales entre los delitos de falsedad presuntos, en instrucción judicial, en juicio, o con sentencia más o menos firme, distinguiendo entre sexos de autores, y sexos de víctimas. Los sondeos realizados en bases de datos jurídicas animan a profundizar en estos estudios, pero sin precipitarse en sus conclusiones. Como decía Aristóteles, el hombre prudentemente sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice. Una vez definida parte de la gran incertidumbre existente en la doctrina legal sobre la "falsedad de género", invitando a referenciar jurisprudencia que, en el sentido metodológico, discrimine sobre autorías y víctimas de falsedades según su sexo, aparece un abismo mucho mayor, y más peligroso, para abordar el estudio de las tendencias y "modus operandi" de cada sexo en relación a la falsedad imputable legalmente . Entre la "femininidad" más seductora y zalamera hasta el "feminismo" más reivindicativo y radical hasta ejercer una cierta "violencia judicial" (entendida como la coacción legal a sabiendas de la falsedad de la acusación, o de que no se imputa un delito, sino una responsabilidad civil como máximo) sometiendo a la "pena de banquillo" al macho a someter, existe un amplio espectro de perfiles, conductas, actitudes y aptitudes femeninas para la mentira en el ámbito judicial. Este espectro no es paralelo al que cabe suponer que representaría a la falsedad masculina en sedes judiciales. En los juzgados y tribunales, en términos de estimación estadística para la categorización rigurosa que evita los tópicos fáciles, las mujeres y los hombres mienten cuantitativa y cualitativamente de maneras significativamente distintas. Las comparaciones pueden llegar ser auténticamente odiosas, pero son necesarias para contrastar la(s) fenomenología(s) de la(s) falsedad(es) por sexo(s). Un interesante libro titulado Porqué los Hombres no escuchan y las Mujeres no entienden los mapas dedica su segundo capítulo ("Tiene mucho sentido") a la observación y análisis de las diferencias psico-senso-perceptivas y dentro de él hay dos apartados de particular interés en este punto. El primero ("Porqué las mujeres tienen un sexto sentido") da una perspectiva histórica a la habilidad femenina para predecir el destino de una pareja, para descubrir a mentirosos, para comunicarse con los animales y descubrir la verdad (al menos, algunas verdades que a las mujeres les interesan, y tal vez a los hombres no tanto). El segundo se resume espléndidamente en su título: "Porqué los hombres no le pueden mentir a una mujer ". Las diferencias cognitivas entre hombres y mujeres han sido investigadas científicamente con gran profundidad y siempre discutibles resultados, pero no que existan ciertas importantes diferencias. Una de las principales referencias mundiales en el estudio es la profesora Doreen Kimura, de la Simon Fraser University, BC, Canada que publicó "Cerebro de varón y cerebro de mujer" en la revista Investigación y Ciencia , de Noviembre de 1992. El artículo da lugar a una controversía racional sobre la "discriminación positiva" y prueba experimentalmente "diferencias" neurofisiológicas entre hombres y mujeres. El último trabajo publicado 12 años después por Doreen Kimura "Human sex differences in cognition: fact, not predicament" publicado en Sexualities, Evolution & Gender, 2004, 6, 45–53 concluye, literalmente, que "Sex differences in cognition are not trivial nor have the most salient differences declined over the last three decades. There is compelling evidence that sex hormones are a major influence in the organization, and perhaps the maintenance, of cognitive sex differences. Anatomical brain differences are also well established, though we have yet to associate these firmly with the cognitive sex differences. While it is reasonable to question the specifics of the traditional hunter-gatherer evolutionary schema, it is argued that it remains valuable in providing a paradigm for understanding human sex-differentiated behaviour, since it is capable of generating hypotheses that can be tested" . Su lectura viene a demostrar, por evidencias multidisciplinares, que el (des)equilibrio hormonal condiciona el comportamiento, y por lo tanto, también el proceso cognitivo, y que éste es distinto en el hombre y la mujer. Sobre esta incontrovertible diferencia endocrinológica concurren otras diferencias estructurales y fisiológicas de los cerebros masculino y femenino, aunque no se hayan asociado todavía con las diferencias cognitivas que tal variedad de diferencias provoca. Por último, la división del trabajo y la evolución social permite comprobar científicamente hipótesis sobre el diferente comportamiento del hombre y la mujer, incluyendo, como se está proponiendo aquí, la actitud hacia la verdad, y hacia la veracidad, y más concretamente, hacia la falsedad. Para conocer profundamente la fenomenología de la falsedad hay que conocer la teoría del conocimiento. Kant decía, hacia el final del prólogo a la segunda edición de su Crítica de la Razón Pura, que el conocimiento de las cosas pasa por conocer las formas que tenemos de conocer. En esta pretensión de "conocer cómo conocemos", y "cómo podemos conocer " (científicamente), la fenomenología criminológica de género puede ocuparnos, y preocuparnos, hasta límites insospechados por los jueces (y por las jueces o juezas, como ellas prefieran). Kant distingue muy bien en su Lógica al definir los " , - Paralogismos , -Sofismas . Llámase raciocinio delusorio (fallacia), a aquel que es falso en cuanto a la forma, aun que parece legítimo. Este raciocinio es un paralogismo cuando nos engañamos a nosotros mismos, y sofisma si se intenta engañar a los demás". Cuando ciertas mujeres falsean la realidad, es realmente difícil distingur entre sus Paralogismos , y sus Sofismas . Es muy interesante poder llegar a hablar con mujeres cultas sobre la diferencia entre uno y otro, y sobre su opinión de la falacia femenina. Uno de los primeros problemas de la buena observación es el observador mismo, y cómo se observa a sí mismo. Es metafísicamente imposible que un fenómeno de género pueda ser observado de igual manera por un hombre, que por una mujer, con independencia de cuál sea el fenómeno de género observado. Eso no significa que no haya minorías de hombres que puedan observar u opinar como la mayoría de las mujeres, ni a la inversa, que no pueda haber minorías de mujeres que no puedan observar u opinar como la mayoría de los hombres, y por supuesto, tampoco significa que un@s u otr@s sean más o menos masculin@s o femenin@s Pero las asimetrías, y más aún, los buenos análisis de asimetrías de observadores y observados son extraordinariamente útiles para el observador consciente de que lo es, y también de que es observado. Quizá este razonamiento no sea suficiente para disculpar al (mal) observador, pero al menos evidencia su intención, una vez más, de pedir disculpas así. Por lo general, lo mucho que conocen las mujeres de la falsedad de los hombres contrasta con lo poco que conocen los hombres de la falsedad de las mujeres. Para una mujer inteligente es relativamente fácil conseguir la confesión o la compensación por una falsedad masculina. Sin embargo, un hombre no menos inteligente se defiende con torpeza de la falsedad femenina, muchas veces de manera contraproducente para sus propios intereses, como si estuviera en unas arenas movedizas en las que se hunde más cuanto más hace por tratar de salir de ellas, o atado por un nudo corredizo que le aprieta más cuanto más hace por liberarse de él, o en los juzgados, resultando mucho menos creíble cuanto más hace por intentar demostrar la falsedad de una mujer. Quizá haya que profundizar, y hacer profundizar a las instituciones, en los más legítimos medios de defensa del hombre contra la falsedad de las mujeres, como ya se ha hecho en la merecida instrumentación, y a veces, en la peligrosa instrumentalización, de otros derechos de defensa que más han requerido las mujeres. No es posible un enfoque ingenuo, ni es decente otra visión frívola, de la falsedad, masculina o femenina, y peor aún es hacer maliciosamente una acusación de falsedad cuando hay más veracidad en la otra parte. Para probar una mentira, hay que saber mentir. Platón describió maravillosamente, en La República 334 y páginas siguientes, la dificultad de distinguir entre los buenos amigos que no se ocupan o preocupan por parecer que lo son, y los malos enemigos que sí se preocupan y ocupan por parecer buenos amigos, sin serlo (un mal amigo es peor, mucho peor, que un buen enemigo, y en cualquiera de los casos, la falsedad y el conocimiento cierto de lo que es o no falso, suele ser la clave para la amistad, y más aún para la enemistad). Más difícil aún es distinguir a una mujer ignorante de otra que inteligentemente disimula su propia inteligencia para parecer más creíble en su inteligente falsedad, bien camuflada de falsa desesperación. Y tanto una como otra suelen ser, en un juzgado, o en una comisaría de policía o en un cuartel de la Guardia Civil, muchísimo más peligrosas de lo que la mayoría de los hombres pueden serlo, por mucho que se lo propongan, al menos, cuando sólo cuentan con su palabra y una frecuentemente vulnerada "presunción de inocencia". La mujer no suele mentir igual en perjuicio de un hombre, que cuando lo hace en perjuicio de una mujer. La inteligencia detecta a la inteligencia, por lo que una mujer inteligente no comete el error de utilizar su propia inteligencia en perjuicio de otra que va a saber defenderse, e incluso atacar, con armas parejas. La falsedad más inteligente busca la asimetría, y la debilidad, incluso hasta provocar y aprovechar la indefensión del contrario. Algunas mujeres tienen un mérito extraordinario al denunciar la falsedad de otras mujeres sin tener especiales simpatías por sus víctimas. Son frecuentes los casos en los que un hombre se muestra en toda su debilidad frente a una mujer cuando se confiesa impotente ante otra a la que pide ayuda para defenderse. Las abogadas más capaces conocen bien este fenómeno. Pero es mucho mayor el mérito de la mujer que, sin ser abogada, ni estar directa o indirectamente interesada en un juicio, ofrece su información, y su criterio interpretativo siempre superior, al hombre que desesperadamente lo necesita. La objetividad, necesariamente, ha de ser altruista y abnegada, especialmente cuando se trata de detectar, denunciar, probar y enjuiciar la falsedad. Si se trata de una falsedad de género, ni los hombres por ignorantes, ni las mujeres por identificables, pueden ser completa y absolutamente objetivos. Pero las víctimas no tienen la obligación de ser objetivas, sino sólo de ser veraces. Y quienes trabajamos para víctimas de falsedades judiciales, siendo veraces, también tenemos que ser eficaces al mismo tiempo que prudentes, para tratar de objetivizar evidenciando los indicadores de falsedad. Sin embargo, es la ausencia de indicadores lo que puede ser más sospechoso. En su obra Breve historia de la mentira de Ulises a Pinocho María Bettetini aborda una apasionante tarea en la que parece haberse olvidado por completo de la mujer, y de todas las mujeres que alguna vez han mentido, como si la mentira fuera sólo algo propio de los hombres que posiblemente no hayan mentido más, sino que es evidente que lo han hecho peor, porque además de haber sido descubiertos, han pasado a la Historia como los grandes mentirosos. Si una mujer hubiera sido descubierta así, probablemente hubiera disimulado mejor, y las consecuencias no serían tan escandalosas. Las grandes mentiras femeninas no son recordadas, precisamente, por la habilidad con la que se conciben, se ejecutan, y se ocultan eternamente. Las falsedades más difíciles de combatir son las que parten de la convicción de quien las vive como si fueran ciertas. Nunca sabremos cómo era Mario, pero en Cinco horas con Mario llegamos a intimar con el personaje que magistralmente representó Lola Herrera permitiéndonos comprender lo más profundo de la psicología femenina, según lo percibe y describe su autor, Miguel Delibes. El síndrome de Münchhausen es el trastorno de fabulación más conocido clínicamente. Se caracteriza por mentiras patológicas y una conducta errante, de hospital en hospital, fingiendo una enfermedad física inexistente. Se hace enloquecedoramente insoportable cuando lo padece una mujer inteligente y realmente querida por varones próximos (marido, hijos, padre, hermanos, amigos, compañeros de trabajo y al final, indefectiblemente médicos, enfermeros y posiblemente, también abogados con los que demandarles civilmente, o acusarles penalmente). Entre la falacia y la fabulación hay todo tipo de brotes de la falsedad fértil. Hay mentiras de segunda generación, o inducidas, posiblemente mucho más peligrosas que las simples y directas. La mujer, por lo general, no sólo sabe mentir mejor, sino que también hace mentir mucho más sutil, y más hábilmente. Es difícil que un hombre logre su propósito si trata de persuadir a una mujer de que mienta por él. Sin embargo, es tan frecuente que una mujer haga mentir a un hombre, que casi pasa desapercibido. Estas falsedades inducidas llegan a tener consecuencias judiciales auténticamente dramáticas. Más aún cuando se orquestan perversa y maliciosamente en confabulaciones hembristas de mujeres con inteligencia, poder, influencia y recursos económicos. Para enfrentarse eficazmente a ellas, toda la ayuda es poca y siempre nos damos cuenta demasiado tarde, y demasiado solos. Referencias de otras páginas de Internet: Denuncias falsas en http://www.cita.es/denuncias/falsas

DAMAS Y CABALLEROS

sábado, 13 de agosto de 2011




DAMAS Y CABALLEROS
Un día fuiste una Señora ( Dama ) pero que bajo caes, por donde antes pasabas de pie, ahora vas de rodillas
lloras por las esquinas, toda la maldad veneno que desprendes, tu mirada perdida ya no tiene ni tendrá horizonte
donde parar a descansar. La CLEOPATRA se ha convertido, en la limpiadora no solo de su porquería, si no también
de los demás, ese es el peor castigo que Dios, nos puede dar, algo que no sabias, toma nota, y nos pasa cuentas
tarde o temprano, lo peor que aquí no ha terminado. Podrás hacer daño sigue, todo va a tu cuenta, por cierto
bastante llena y completita, ya tienes de todo, pero recuerda te queda lo mejor, es decir está por llegar. Te podras
esconder, pero existen unos ojos, a los cuales nadie podemos ocultarnos. Estas en el sitio perfecto es decir, la
gente con la gente. Correr de ti misma, es lo que haces, no soportas tu figura, esconderte como una malhechora
jugar al detective descubierto a dónde has llegado pues corre corre LIGERITO, eso solo demuestra que lo que es
cierto y ya sabes y todos saben, tanto mal es imposible ocultarlo siempre, la verdad solo tiene un camino. Cuando
tu nombre era tu nombre ahora, todo se queda en un color intenso ( que no voy a repetir A.R ) señal del único
refugio para olvidar copita va copita viene.  DUELE VERTE  ( Ricardo Arjona )

  Y lo más triste son los medios, que se emplean para conseguir, unos propositos, donde se
utilizan a otras personas, y no por cierto con verdades, con falsedades de cosas que no han
pasado ni pasarán  ¿ CUANTO MAS SE PIERDE POR UNA PROPINA ? .....................................

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
martes, 9 de agosto de 2011

MALA GENTE 
--------------------------




Hasta qué punto podemos soportar una humillación?, será que depende de las circunstancias, de las necesidades que tenemos en determinado momento?, o es algo que va de la mano con la idiosincracia de las personas? parte de su cultura e incluso de algo llamado "principios"? o es simplemente algo así como un"acomplejamiento" del que cuesta escapar?. Conozco mucha gente acomplejada, incluso admito, haber estado en ese rango en ciertos momentos de mi vida, pero será que eso del "acomplejamiento" puede ser la razón para que uno se quede callado?, es decir, hasta qué punto uno debe solo "bajar la cabeza" y que el silencio de uno haga pensar al otro que uno es tonto, que uno no entiende, o que simplemente uno se deja dominar?

Se trata entonces de no dejarse dominar?; exactamente, qué es "dejarse dominar"? dejar que el otro imponga en uno, desde cultura hasta... pensamientos?; y si así fuera, cuál es, entonces, el límite de las cosas? o es que no existe límite para eso? 

Si solo piensas en ti, entonces eres un egoísta, si compartes lo que conoces entonces los otros tratan de treparse y aprovecharse de ti, será que es posible encontrar y mantener un equilibrio bajo ese rango? Debemos ser más pilas, de modo que se pueda mandar al carajo al aprovechado? Sabemos reconocer bien al aprovechado cuando se presenta?

Las personas malas nacen así? realmente existen las personas malas? o será cuestión de "apreciación del entorno"? es algo genético que llevan en la sangre? o las cosas que tuvieron que vivir las hicieron así? pero si vivieron cosas feas, porqué repetirlas con los otros que nada tienen que ver con el asunto? sed de venganza?

Hasta qué punto eres capaz de soportar una humillación? En ese caso, el egoísmo es algo que realmente existe? por eso dicen que primero yo, luego yo, y por último yo? eso nos vuelve incapaces de amar al otro? y, por otro lado, las palabras confianza y justicia, son un mito, nada más?. 
Aunque poco a poco, estoy creyendo que existe la "justicia divina"


Definitivamente... los seres humanos, somos menos humanos cada día...

MOBBING

lunes, 16 de mayo de 2011

Aunque el concepto es relativamente reciente el fenómeno, en sí, fue estudiado por el etólogo Konrad Lorenz porque observó el comportamiento de determinadas especies animales constatando que en ciertos casos los individuos más débiles del grupo se coaligaban para atacar a otro más fuerte. Para definir esta situación se utilizó el verbo inglés “to mob” que se define como atacar con violencia. Una publicación de 1976, relacionada con el mobbing en el mundo laboral, hacía referencia al Trabajador hostigado (Brodsky, 1976). En este libro, por primera vez, se estudiaron casos de Mobbing.
Sin embargo, Brodsky no estaba directamente interesado en analizar estos casos, ya que fueron presentados conjuntamente con accidentes laborales, estrés psicológico y agotamiento físico, producidos por horarios excesivos, tareas monótonas, etc. Este libro se centró en la dureza de la vida del trabajador de base y su situación, problemas que hoy se abordan desde la investigación sobre estrés.
Debido a su compromiso socio-médico y a una insuficiente distinción entre situaciones laborales estresantes, el libro, escrito bajo la influencia del clima socio-político de finales de los 60 y principios de los 70, apenas tuvo ninguna influencia. La investigación sueca de principios de los 80 se produjo sin conocimiento de la obra de Brodsky. La razón fue, por el contrario, la promulgación en 1976 de una nueva ley de condiciones de trabajo en Suecia, y un fondo nacional de investigación que permitió grandes posibilidades de abordar nuevas áreas de investigación relativas a la Psicología del Trabajo.
En España el concepto se tradujo por Acoso Laboral ya sea físico o psicológico, acoso grupal u acoso institucional. El concepto, según define González de Rivera en su libro Cómo defenderse del Mobbing y otras formas de acoso, se aplica a situaciones grupales en las que una persona es sometida a persecución, agravio o presión psicológica por una o varias personas del grupo a que pertenece, con la complicidad del resto.

El caldo de cultivo del mobbing, aunque no hay sitio estándar, sí que se aprecia, en los estudios realizados, que aparece con más frecuencia en empresas grandes, con más de 50 empleados y muy especialmente en universidades y hospitales. Las razones de que se produzca en los centros de enseñanza superior podrían ser porque para acceder a puestos de responsabilidad y poder el proceso está sometido a votación personal.
El profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, Iñaki Piñuel, especialista en mobbing publicó en su libro "Mobbing: Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo" el cuestionario CISNEROS (Cuestionario Individual sobre Psicoterror, Negación, Estigmatización y Rechazo en Organizaciones Sociales).
El Informe Cisneros es el más completo realizado hasta el momento en España. Utiliza una muestra general y no especifica a un sector determinado aunque existen variantes aplicados al sector de la enfermería hospitalaria y al sector turístico.
El informe se aproxima el fenómeno del acoso moral o mobbing desde una variada batería de preguntas. Antes de responder a las preguntas los encuestados pasan por un proceso que intenta asegurar que entienden lo que se les está preguntando. Según se formule la pregunta y según sea el grado de desglose de la misma los resultados variarán.
El profesor Piñuel considera, que el acoso, se produce, sobre todo, en los casos en los que no se puede despedir a un trabajador, bien porque es funcionario público, o porque su prestigio y su capacidad de trabajo harían improcedente el despido.
El inicio del acoso suele empezar de forma anodina, como un cambio repentino de una relación que hasta el momento se consideraba neutral o positiva. Suele coincidir con algún momento de tensión en la empresa como modificaciones organizativas, tecnológicas o políticas. La persona que sufre el mobbing comienza a ser criticada por la forma de realizar su trabajo, que por otro lado, hasta el momento era bien visto. Al principio, las personas acosadas no quieren sentirse ofendidas y no se toman en serio las indirectas o vejaciones. No obstante, la situación resulta extraña para la víctima porque no entiende lo que está pasando y tiene dificultad para organizar conceptualmente su defensa.

MUSICA


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

LOS TREPAS

domingo, 15 de mayo de 2011

LOS TREPAS

El trepa responde a la figura de un individuo que se aprovecha y utiliza a un tercero para un beneficio propio. El trepismo se da cuando alguien quiere mejorar sus condiciones de trabajo y llegar lo más arriba posible sin importar los medios que utilice para conseguirlo, su objetivo es subir sin importar cómo.

Es muy difícil descubrirlos, el trepa nunca va a compartir información con el trepado aunque sí va a intentar sacarle toda la que pueda. Por ello, no le importa pisotear a los demás, desacreditarles y mentir sobre ellos con tal de llegar a donde pretende.

Este tipo de situaciones se da con más frecuencia en empresas poco organizadas o con pocos puestos de dirección y muchos empleados que persiguen con insistencia ascender.

También es cierto que hay empresas cuyos jefes promueven este tipo de conductas entre sus empleados porque piensan que es bueno para el crecimiento de la empresa, cuando en realidad es al contrario.
<><> <> <><> <><><> <> <><> <>

<><> <> <><> <><><> <> <><> <>




Su forma de actuar es muy sutil. El trepa suele utilizar el rumor para difundir comentarios que puedan dañar o desacreditar al otro, suele apropiarse de las ideas y éxitos de los demás.

Su primer objetivo es desacreditar a los que pueden sobresalir por encima de él. Se dedica a hacer la vida imposible a su víctima controlándola, manipulándola, humillándola, difundiendo rumores negativos sobre ella, utiliza la desacreditación y descalificación muy sutilmente.

Es muy frecuente que la víctima llegue a creer que tiene mala imagen entre sus compañeros, dude de su capacidad de trabajo, empiece a cometer errores que antes nunca había cometido, piense que está siendo juzgada por todos los que le rodean, etc. El efecto es tan destructivo que llegan a plantearse abandonar el puesto de trabajo.

Aparentemente suele ser una persona agradable y dócil pero bajo esta apariencia se esconde una personalidad dependiente, insegura, que no soporta a nadie que le haga sombra o pueda destacar más que él. El trepa es prepotente, carece de empatía, es celoso, desconfiado y necesita sentir que todos le admiren.

La relación con sus compañeros suele ser superficial y centrada en los intereses. Aunque aparentemente parece que es el que más trabaja de la empresa, en realidad no es así ya que todo su esfuerzo está centrado en desacreditar a su rival, destacar ante el jefe o intentar relacionarse con aquellas personas que le pueden ayudar a conseguir su objetivo.

Las personas que son atacadas por un trepa acabarán sufriendo estrés, insomnio, jaquecas, problemas digestivos, desmotivación, angustia, etc.

Trabajar con un trepa también tiene consecuencias para la empresa. Este tipo de personas rompen la armonía y buen ambiente laboral, hacen que los demás acaben rindiendo menos, disminuya su efectividad, aumente el absentismo laboral, etc.
<><> <> <><> <>

<><> <> <><> <><><> <> <><> <>




Reconocer y detectar a un trepa no es fácil pero suele ser evidente con el paso del tiempo, tanto por la actitud como por los resultados tanto del trepa como de su posible víctima, con lo cual ante esto, solo cabe plantearse como actuar frente a este tipo de personajes.

Tenemos que determinar con la mayor claridad posible en qué nos está afectando y en qué nos puede llegar a afectar, así como nuestro grado de aceptación y sumisión para poder convivir con la situación.

Lo más importante es mantener el equilibrio psicológico y no perder la calma. Son varias las formas de actuar y no es fácil. Lo primero es estar muy convencido de la estrategia a seguir y mantenerse muy firme. Para ello hay que armarse de grandes dosis de paciencia y, sobre todo, intentar evitar implicaciones emocionales.

La mejor técnica antes de actuar es la observación, es decir contemplar todo lo que ocurre, tomar nota, conseguir pruebas, conocer perfectamente al trepa y después actuar.

No es aconsejable luchar contra él sino actuar con discreción. Afronta los problemas y conflictos, contesta cuando sea necesario y si es posible con ciertas dosis de paciencia y sentido del humor; la mejor arma es sonreír. Además de desorientar y desconcertar al trepa, facilita la convivencia.

Intenta hacerte con pruebas de lo que él está haciendo y toma notas. Si es posible, intenta que otras personas estén delante cuando el trepa esté actuando ya que lo mejor es hacer que los demás vean como actúa, descubrirlo en publico, que todos sepan lo que es capaz de hacer.

Intenta seguir trabajando como siempre, no dejes que nadie te pisotee. Procura tener sentido del humor y relacionarte con otros compañeros de trabajo para que la jornada laboral sea más llevadera.

Ten cuidado con la información que posees, procura que el trepa no tenga acceso a ella, vigila la agenda, los informes, documentos personales, etc. Debes ser prudente a la hora de hablar y dar información. Cuanta menos información ofrezcas, mejor.

Conviene aclarar que es muy diferente que el trepa sea un jefe, a que uno sea jefe del trepa o se esté al mismo nivel:

- Si somos jefes, siempre en función de la estructura de nuestra empresa, deberemos determinar en qué grado estamos basando nuestro liderazgo: en relaciones interpersonales, en delegación de funciones, asignación de tareas, qué tipo de estructura estamos desarrollando, y en qué nivel está posicionado el trepa. A partir de ahí, se debe intentar no sólo dosificar el intercambio de información con el trepa sino la asignación de funciones.

Que el trepa sea conocedor de que somos conscientes de la situación, bien de una forma directa o por medio de acciones indirectas, llegará a hacerle cambiar de actitud, aunque de forma temporal, por lo que no debemos bajar nuestro nivel de observación y periódicamente revisar nuestras posturas.

- Si el trepa es un jefe, la actitud, siempre dentro de las normas de la empresa, pasa por ampliar el numero de interlocutores de todas nuestras acciones y trabajos. Haciendo que un mayor numero de personas y compañeros sepan de nuestro trabajo, no sólo estamos dando a compartir más información, sino que estamos haciendo saber cuál es el origen de ese trabajo, lo cual va cerrando puertas para que se asignen nuestros esfuerzos.

- Esto mismo es aplicable en caso de que el trepa sea de nuestro nivel o parecido. Con un enfrentamiento directo, el cual apetece, nos pondríamos en evidencia, y más demuestran las acciones que las palabras. En cualquier caso, provocar al trepa a que tome iniciativas y que las desarrolle el solo, analizando los resultados de forma individual, hará evidente al grupo la actitud de cada miembro.

Es aconsejable intentar desconectar del trabajo fuera de la jornada laboral, realizar actividades fuera del trabajo, hacer deporte, buscar hobbies, practicar la relajación, rodearse de personas que nos hacen sentir bien, etc.



Nota: Ya veis que cosas, pasan pero en estos tiempos pasan estas cosas y peores, los trepas tanto hombres y mujeres ES UNA LACRA PARA ESTA SOCIEDAD y encima

tenemos que convivir con estos ESPECIMENES.

LA VOZ DEL SILENCIO Headline Animator